La iglesia, una aliada del desarrollo.

Decir que “la iglesia es una aliada del desarrollo” es una falaz exageración para quienes citan el caso de Galileo Galilei y las persecuciones que hizo la iglesia institucional en contra de quienes se mostraban “rebeldes”. Pero, así como es injusto descalificar (por ejemplo) a toda la institución policial por culpa de malos policías, de igual manera es injusto descalificar a toda la Iglesia de Cristo por culpa de líderes que no honraron su llamado, se equivocaron y hasta delinquieron. Porque, según la Biblia, la iglesia que funciona como tal, es la sal y luz del mundo, un factor decisivo e importante que contribuye al bienestar de las familias y el desarrollo de la sociedad.

Para comprender mejor lo dicho hay que “regresar” a la definición bíblica de Iglesia*: No es un edificio ni una mera organización humana, la Iglesia es gente. Es un grupo de personas que han respondido el llamado de seguir a Jesucristo para aprender de él y ser como él. Por eso, el primer aporte de la iglesia a la comunidad, es proveer de ciudadanos que se esfuerzan por seguir el modelo de su Maestro Jesús. Toda iglesia sana enseña a sus miembros a ser pacificadores, compasivos, generosos, a ser honestos y a decir la verdad; sus miembros aprenden a ser responsables, a cumplir con sus compromisos, a respetar y amar a todo ser humano, empezando por su propia familia. Hay muchos que en la iglesia aprendieron a sujetarse a la ley, a servir a los demás, a defender lo justo y abogar por el desvalido; dejaron de ser parte del problema y ahora son parte de la  solución. ¡Cuán diferente sería el país si muchos más asistieran a la iglesia con el deseo de aprender!

La iglesia no es un lugar para asistir sólo cuando hay bodas o velorios. No debe reducirse a rezos, bautismos y cánticos. No es un centro de recaudación y venta de “bendiciones”. No es lo malo que la historia registra. Tristemente esta es la imagen que ha quedado en la mente de muchos por culpa de no pocos. Pero en nuestro medio, hay muchas iglesias saludables, bíblicas, que invocan el nombre de Dios con el anhelo de ser mejores, aprendiendo a amarle a él y servir al prójimo.

Quienes vamos a una congregación cristiana evangélica podemos dar testimonio del cambio de muchos. Un hermano que hoy ama a su esposa y a sus hijos, antes era alcohólico y violento. Otro que antes era irresponsable con su familia, trabaja esforzadamente por proveer a los suyos. Vemos matrimonios restaurados y jóvenes rescatados, personas con un propósito, hombres y mujeres imperfectos que se perfeccionan en Dios, para ser mejores vecinos, buenos ciudadanos. Un delincuente menos, un coimero menos, un pleitista menos. ¿Acaso no es una contribución al desarrollo y el bien de la comunidad?

El Estado Peruano día a día lucha contra la delincuencia, la corrupción, la violencia, el embarazo adolescente, la contaminación ambiental y otros cientos de problemas más. Bien harían las autoridades en no relegar a las iglesias a un Te Deum, ni invocar a Dios sólo para el juramento. Deben separar el trigo de la paja y mirar a los creyentes con ojos diferentes; pues, como bien lo dijo el pastor Cristian Scheelje en el último culto de acción de gracias (dirigiéndose a las autoridades y al Pdte. Pedro P. Kuczynski): “Dentro de la iglesia ustedes encontrarán servidores… porque entendemos que la iglesia es la respuesta que nuestra sociedad necesita en estos tiempos. La iglesia está para dar y no solamente para recibir… y haremos todo lo posible por servirle a usted y servir a esta nación.” Que así sea.


*1Carta de Pedro, cap.2; vs.9-17

[Publicado den diario VOCES, 06.07.2016]



Comentarios

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?