Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

El curso de religión se enseña, no se impone.

Imagen
Imponer la fe es absurdo. La devoción nace del corazón, crece de adentro hacia afuera. Obligar a los alumnos de un colegio a participar de actividades religiosas que no comparten es faltar a la ley y en nuestro caso, es atentar contra el mismo cristianismo. Jesucristo no obligó a nadie a bautizarse, ni a rezar, ni a seguirle. Él invitó, enseñó, respondió dudas y objeciones, y mostró cuan bueno es confiar y obedecer a Dios, pero jamás impuso por la fuerza su verdad. Si él no lo hizo, ningún colegio debe hacerlo por más buenas intenciones que tenga. 


Siete motivos para no ir a la iglesia

Muchos cristianos tienen sus razones para no ser parte de una iglesia. Si usted es una de ellas puede que se identifique con alguno de los siguientes motivos.
1. “En las iglesias hay muchos hipócritas”... Indiscutiblemente cierto, pero no todos lo son. Hay que diferenciar a los que se esfuerzan por obedecer de aquellos que no tienen la intención de hacerlo. El que se esfuerza a veces falla pero es sincero en sus intenciones. El hipócrita no, solo asiste a la iglesia por costumbre o por aparentar devoción. Los hipócritas responderán ante Dios por sus propios actos y nosotros por los nuestros, y como Dios nos ordena mirar y seguir a Jesucristo, la excusa de los hipócritas no nos servirá para justificarnos.  Jesús es nuestro modelo y solo a él le debemos lealtad.