Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

En boca cerrada no salen moscas

Que en boca cerrada no entran moscas ya lo sabemos. El conocido refrán nos enseña que no hay que hablar de más para evitar meternos en problemas innecesarios. Pero también podemos resaltar que la boca debe mantenerse cerrada para no originar problemas y situaciones indeseables a los que están a nuestro alrededor.
Jesús dijo* que “lo que sale de la boca, esto contamina al hombre… porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias”. Jesús enseñó que el interior del ser humano está contaminado y corrompido, por lo que muchas palabras que se pronuncian por motivaciones no sanas, terminan contaminando a los demás.

Dímelo Dios, quiero saber…

Dime, ¿por qué la gente no sonríe?
¿Por qué las armas en las manos?
¿Por qué los hombres malheridos? Dime.
Dime, ¿por qué los niños maltratados?
¿Por qué los viejos olvidados?
¿Por qué los sueños prohibidos? Dime.

No son simples interrogantes. Son preguntas dirigidas a Dios. Al mismo Dios que las Escrituras Bíblicas presentan como el Todopoderoso, Justo y Bondadoso. Preguntas que nosotros en algún momento también las hicimos buscando encontrar una respuesta al porqué de las desdichas, las guerras, la violencia, la injusticia, la indiferencia, las sequias y los desastres naturales. Cuestionamientos que José Luis Perales le dio forma de canción:

Viviendo como ovejas

Todos somos ovejas. Todos seguimos algo o a alguien. Así es nuestra naturaleza. Así nos hizo Dios. Él planeó ser el Pastor y nosotros sus ovejas, dependientes de él, de su guía, de su provisión y sus cuidados. Pero no resultó así. Muchos, creyendo que lejos del Rebaño se vive mejor, se apartaron y decidieron seguir a falsos pastores, alimentándose de vanas ideologías incapaces de saciar el vacío del ser. Para luego terminar vagando sin rumbo, siendo presas de las fieras, perniquebradas y mal heridas. No aceptaron su condición de ovejas. No supieron seguir al Pastor.
David, el segundo rey de Israel, quien en su juventud pastoreó los rebaños de su padre; compuso uno de los más bellos salmos*, en el que expresó lo que para él significa vivir como oveja de Dios:

Esperamos lo mejor

En serio, esperamos de ustedes lo mejor. Han sido elegidos por la mayoría del pueblo, y sin importar si fue con poca o mucha diferencia, o con buenas o pocas propuestas, hoy ustedes están ya ocupando sus cargos. Alcaldes, regidores, presidente y consejeros: ahora esperamos lo mejor de ustedes.
Su mejor esfuerzo. Su mayor dedicación. Esperamos que dejen a un lado cualquier interés personal e ignoren a todos los cobradores de "favores". Esperamos ver en ustedes responsabilidad, honestidad, sinceridad, una actitud de humildad y aprendizaje continuo, informándose, rodeándose de buenos asesores y capacitándose. Nuestra expectativa es que recibiendo lo mejor de otros y dando lo mejor de ustedes mismos, sus gestiones sean tales que podamos recordarlos con gratitud por muchos años. Esperamos que tengan siempre presente que el pueblo los eligió para representarlos, y que les pagará por su trabajo, y por lo tanto les demandará resultados. Por favor, háganlo bien. Los ojos de todos esta…